El consuelo enamorado

Publicado en RevistaCaras y Caretas, enero 2008

Por Eva Giberti
“El propio Leví dice textualmente Bien cierto es que el Salvador la  conoce perfectamente;, por esto  la amó  más que a nosotros.”
EVANGELIO DE MARIA MAGDALENA  Textos Gnósticos – Biblioteca Nag Hammadi II, (Fragmento copto berolinense) por Antonio Piñero. Editorial Trotta
Desde el rescate de Maria de Magdala ,ensayando un salto al vacio hacia atrás,el mito bíblico nos autoriza a preguntarnos Eva,¿amaba a Adan? Ella fué incorporada en el Paraíso para hacerle compañía al primer varón: no es bueno que el hombre esté solo, circunstancia que anticipa la  ausencia de autonomia por parte de Eva:fue creada como acompañamiento. La situación se complejiza en la Caida,que se le atribuye a la mujer, y por la Maldición: Eva quedará atada a su marido merced a su deseo de-hacia él.Y parirá con dolor. Adan, sudando habrá de conseguir el pan cotidiano, ambos inaugurando  la territorialidad de este planeta al que habrían de poblar, castigo mediante.
En medio de tales avatares,Eva¿lo habrá amado a Adán?¿Y él a ella?¿Podríamos incluirlos como protagonistas en la historia del amor? La pregunta es tramposa porque no tengo en cuenta la técnica que corresponde  aplicar para leer los mitos. No obstante no quiero prescindir de lo sucedido en aquella pareja primordial.
Porque ocupa nuestro  horizonte de infancia.
Los griegos antiguos, desde Hesiodo (“Amor el más bello de todos los dioses” ) a Platon que en su Banquete:” “Cuando nació Afrodita, los dioses celebraron un banquete y, entre otros, estaba también Poros, el hijo de Metis. Después que terminaron de comer, vino a mendigar Penía,(…)Mientras, Poros, embriagado de entró en el jardín de Zeus y, entorpecido por la embriaguez, se durmió. Entonces Penía, impulsada por su carencia de recursos, maquinando  hacerse un hijo de Poros, se acuesta a su lado y concibió a Eros.(…) Por eso. ,Amor es siempre pobre, y lejos de ser delicado y bello, es, más bien, duro y seco, descalzo y sin casa, duerme siempre en el suelo y descubierto, se acuesta a la intemperie en las puertas y al borde de los caminos, compañero siempre inseparable de la indigencia por tener la naturaleza de su madre. Pero, por otra parte, de acuerdo con la naturaleza de su padre, está al acecho de lo bello y de lo bueno; es valiente, audaz y activo, hábil cazador, siempre urdiendo alguna trama, ávido de sabiduría y rico en recursos, un amante del conocimiento a lo largo de toda su vida, un formidable mago, hechicero y sofista .”
Penia, no  parece haber  sido motivada por el amor. Poros,menos aun..
Selecciono ambas posiciones por lo que ambas arrastran ,todavía a actualmente,en tanto decires populares acerca de las características diferenciales entre  hombres y mujeres.Con significariva descalificación de “lo” mujer.

Tanto en el mito bíblico cuanto en el modelo griego,es ostensible la simbólica de unión de los opuestos:hombre y mujer,pobre y rico ,evidenciando la necesidad de superarlos, diferenciándose del yin y el yan chinos, que  intenta equilibrarlos.
Después de la Antigüedad Clásica que reconocia un Eros asociado con la necesidad y con la carencia espiritual ,el Cristianismo colocó al amor en otro nivel, remitiéndose al amor hacia Dios y de Dios hacia el mundo.Y en la Edad Media, -cuyas travesuras amorosas han ilustrado centenares de películas-se intenta que el amor se entienda  no como  pura necesidad natural sino “como acto libre e iluminado”,como fuerza proveniente de un espíritu dotado de libertad.-Asi de Eros se pasa a Ágape que implica amor como caridad.
Por tales andariveles aparece Dante que cierra su Commedia con una apelación al amor(divino) que mueve el sol y las estrellas,impregnado por su fe religiosa. Y por su amor hacia Beatriz.No olvidemos que fue él quien escribió el memorable Canto V del Infierno, donde Paolo y Francesca debian purgar su amor prohibido.Sin embargo ante el pecado que  los condujo al Infierno ,Dante  los  condenó juntos, sin atreverse a  separarlos .
Es una historia-que no mito- de una comprensión de lo amoroso ajeno a la obligación convivencial entre Eva y Adan y diferente de la borrachera de un dios y el aprovechamiento de una mendiga: sino dos personas     en paridad de decisiones personales e inapelables.
Posicionamiento que,entre nosotros, Camila O´Gorman y Ladislao Gutierrez conocieron bien, asi como Pancho Ramírez y la Delfina.
Ninguno de  los protagonistas citados ingresarian en la categoría amorosa de la dilectio o dilección que los escolásticos-los aristotélicos- describen como amor producto de una elección, de un amor reflexivo.
Aquellos forman parte de la historia del amor que continua siendo reclamada y en la cual intervenimos  enunciando las diversas perspectivas de imposibles clasificaciones  aunque la historia nos autorice a caracterizar las épocas y los estilos.Y si bien en psicoanálisis hemos podido añadir algunas alternativas, estudiando el amor en la cotidianidad,en las psicopatologias, en la sexualidad,en los imaginarios,en el carácter narcisista del amor, el amor como deseo, demanda y goce(y también todo lo opuesto),del amor que apunta al ser del sujeto,  y en los amores que niños y niñas intercambian, el chateo nos ha sumergido en  incertidumbres inéditas. Por las cuales nos regocijamos, alentando asombros  en el arte de amar  mediante citas  en pantalla.Tan asombrosa como la presentación que las ecografias hacen de nuestros hijos y nietos cuando ,estando entre nosotros, aun no han nacido..
Si de certezas e incertidumbres se trata ,llegaron las neurociencias con los neurotransmisores para redimensionar el amor con el metabolismo de las sustancias  químicas que generamos. Sabiamos que la oxitocina estaba relacionada con la relación madre-hijo y sobrevuela el amamantamiento.Era tranquilizante. Se sumaba al vínculo madre/bebe. Y podia resultarnos familiar el erudito análisis de  Ivonne Bordelois  que revisa el origen de las palabras.”El ´am´ (primera sílaba de amor entre nosotros) que  designa vorazmente el seno materno y es probablemente la entradaa la conciencia lingüística del infante(…) es el mismo que inaugurará la experiencia erótica del adolescente y del adulto en su encuentro con el  amor.”

Por si dudamos, remitiéndonos a otros idiomas:”Si en las lenguas romances(y no sólo en ellas) el término que significa amor proviene de una raiz indoeuropea que apuntaba a la relación fundante de madre,niño y amamantamiento y consistia en un monosílabo ,una M más vocal(…), el hecho de apresar la mama, en las lenguas germánicas loa términos que expresan la idea del amor `love´ en ingles, Liebe ´ en alemán están ligados a la L(…)que requiere,para articularse,un gesto análogo al  que efectuamos al lamer.la  raiz indoeuropea relenate aquí es ´leubh´: amar,desear.”

Claro que ni Adan ni Eva conocieron estas delicias ya que fueron carentes de un  amamantamiento en el Paraíso.La ausencia de oxitocina en el mito ¿será ajena a la construcción del genero mujer en las culturas que lo promueven?, Sobre todo si se tiene en cuenta que el parir -y la posterior posibilidad de amamantar-se anunció en la Maldición..

Hay sustancias recientemente descriptas que acompañan la historia del amor. La dopamina y la vasopresina  se mencionan-de entrecasa- como “hormonas químicas” del amor.Imposible desconocerlas en una historia del amor ya que algunos  expertos las asocian con el enamoramiento y también con el desinterés sexual La dopamina estaria relacionada  las sensaciones de satisfacción y de placer, asociados con la necesidad de contacto(visualauditivo, elque fuera) con la persona amada . Los científicos, cuando se refieren a estas sustancias . endorfinas, serotoninas, noradrenalinas, suelen ser muy cuidadosos y con frecuencia relativizan la posibilidadde asumir conclusiones concretas en lo que se refiere a las relaciones amorosas, pero advierten que nosotros las producimos en mayor o menor proporción e intervienen en el metabolismo neuronal.

Lo cual no nos autoriza a desconocer que,como sabemos, en el amor son otras las variables que el psiquismo incorpora.Por eso, introducido este material en una historia del amor corresponde preguntarse:
¿Y las culturas? ¿Y el inefable “no se qué” ni el “por qué” del vínculo amoroso? El incanjeable momento de cada historia de amor, tuvo y tiene sus poetas. Tambien sus víctimas,
Lo indudable es que necesitamos ocuparnos del amor. Cualquiera sea su forma y estilo , el amor debe hablar.
Quizás el pentagrama sea una clave alquímica capaz de sintetizar  lo que la historia del amor escribió en papiros y en Internet,casi  inevitablemente,siempre lo mismo.
El día que me quieras
la rosa que engalana
se vestirá de fiesta
con su mejor color.
La noche que me quieras
desde el azul del cielo,
las estrellas celosas
nos mirarán pasar.
Y un rayo misterioso
hará nido en tu pelo,
luciérnaga curiosa que verás
que eres mi consuelo.

Música: Carlos Gardel
Letra: Alfredo Le Pera

Uncategorized.
© 2010 Eva Giberti - desarrollado por SPOTNetwork